martes, 10 de marzo de 2009

En el merendero, su cumpleaños

Mis cuitas siempre fueron las suyas. Mis pequeñas gestas vitales, su orgullo. Poseedor de la perseverancia, la disciplina, y sobre todo la actitud. Esa actitud que convierte en “héroe” a una persona normal. Siempre imaginé que era un águila protectora que, desde la altura, oteaba el horizonte y el camino por el que se movían sus polluelos: sin perderlos de vista, atento a cada uno de sus pasos, dejando que se levantaran solos cuando tropezaban, y recogiéndolos con sumo cuidado si la caída era más grave y requería ayuda. Su fuerza, todavía me asombra. Su paciencia, me evidencia cada día mis fragilidades; y el jamás haber sido consciente de su carisma, me enseña cada día a ser humilde. Ese carisma natural del que ama la vida y los frutos de ella sobre todas las cosas.

Mi incondicional, mi compañía omnipresente en espíritu, acaba de cumplir años. Se hace mayor. Envejece. Y que razón tienen los que dicen que se ama más lo que envejece (lo que se ha quedado tanto tiempo junto a nosotros, y de esa manera), porque aparcando la aceptación de la finitud de la vida de mi pensamiento, un escalofrío me recorre todo el cuerpo. Y me destemplo, me encojo, me “achico”...

16 comentarios:

TORO SALVAJE dijo...

Míralo como el privilegio que aún tienes a tu lado.

Y da gracias por ello.

Besos.

manuel_h dijo...

así merece la pena envejecer!

Fernando dijo...

puedes seguirlo como a un río...

Anónimo dijo...

Siempre lo pienso, siempre lo había pensado. Nunca lo hubiera descrito mejor. Esos son mis sentimientos. Ese destemple es cada vez más continuo. Te quiero

libertad dijo...

Sí, si cuando lo miro o lo pienso, sé que es un privilegio. Y doy gracias cada día, Toro. Cada día. Besos

Sí, verdad, manuel h??

Es buena idea, Fer, buena idea. Gracias!

esperanza dijo...

"...mayor que..."; ésto de hacerse mayor es relativo y no sinónimo de envejecer.
Disfruta de esa omnipresencia y que "tu héroe" siga sintiéndose orgulloso de tí.
Un beso muy fuerte

P.D. Como madre y como hija, me pregunto, a veces, por qué somos omnipresentes si no somos omnipotentes. A merced de la vida.

godewing dijo...

Bellísimas palabras las tuyas, Libertad.

Menos mal que aún quedan héroes en este mundo cada vez más cínico y descreído...

momo dijo...

no se puede expresar de un modo más bello.
Un abrazo

Auxi González dijo...

otro presente para que veas que te tengo presente ;)

http://arcondesastre.blogspot.com/2009/03/i-y-ii-premio-este-blog-es-una-joya.html

Sirena Varada dijo...

Los héroes son gigantes que nunca miran abajo, que se pierden en la maraña humana fieles al silencio. Vivir es envejecer, pero el recuerdo confunde el proceso. Conrad decía que quien crea un vínculo está perdido, pero hay héroes con los que perderse sin someternos al miedo.

El hombre es un lobo para el hombre. Efectivamente. Pero la soledad es un monstruo sin rostro que puede llegar a se mucho más peligroso. Hay lobos que siempre espero tener a mi lado.

Un abrazo

Dédalus dijo...

Yo estoy disfrutando de ellos ahora más que nunca, y me siento afortunado, igual que tú, de celebrar aún sus cumpleaños...

Un abrazo, Libertad.

ybris dijo...

Felicidades a esa joya incondicional tan tuya y tan íntima.
Felicidades a ti por disfrutarla.
Nunca te falte.

Besos.

cristal00k dijo...

Héroes cotidianos que pueden con la rutina y con todo. Felicidades y ¡cuídalo guapa!
Un beso

Edanmir dijo...

Eres capaz de poner palabras, y hacerlos nuestros, a los sentimiento mas íntimos. Disfruta de todo ello. Salu2

Simplemente Olimpia. dijo...

Por que la perpetuidad no está en él o en tí, sino en la emoción (amor, seguridad, calor, etc) que sientes.

Felicidades a los dos.
Contigo.

Olimpia.

libertad dijo...

Que así sea, y que sea siempre, querida Olimpia.
Beso grande