jueves, 8 de abril de 2010

Post libre: escrito sin procesar

Nunca entendí muy bien la combinación de “madurez” intelectual con “inmadurez” emocional” (tampoco sé si es eso, yo tengo mis recelos con la palabra “madurez”. Pero desde luego es una disfunción entre lo intelectual y lo emocional, eso sí).
…Presentación perfecta, utilizando los datos adecuados, ni más ni menos, los justos, cuando debía. Derivación de un tema a otro en el orden en el que van viniendo de la mano, de forma natural, sin desviarse, sin detenerse demasiado. Profundidad en el análisis junto con asombrosa claridad expositiva. Coherencia. Coherencia impoluta y explicitación de las dudas razonadas, a la par que de las limitaciones del análisis….Es que ni un ápice. No hubiera cambiado ni un ápice de la presentación (como en un “poema” que cuando lo “dejas” es porque todo o, más bien, cualquier cambio, lo empeora, porque has llegado casi a lo mejor de lo posible…pues igual, pero en presentación, en una clase de un tema bastante arduo que no viene al caso). Una presentación impecable.
…Sin embargo, sólo sus ojos dicharacheros parecen esconder vida, y quizás, por un instante, que digo, por un “nanosegundo”, que ni siquiera sé si es real, querer decir algo, cuando acaba la presentación. Aunque ni tan siquiera sé si esos ojos tienen un “ver” dicharachero, o lo veo yo, porque un día lo vi. Todo lo demás es corrección “emocional”, distancia y amabilidad. Amabilidad con más distancia. ¿Os habéis dado cuenta de lo absolutamente fría que puede resultar en ocasiones la “amabilidad”? Puede ser tan opaca, tan impostada, tan incoherente, tan contradictoria, tan fuera de contexto –por estar excesivamente en él-, tan superficial, tan buen escondite o tan fiel reflejo de lo que se es (hay que aceptar esa disfunción, me repito, hay que aceptarla), tan correcta. Tan condenadamente correcta…
¿Nunca habéis cogido una sandia en verano, en una huerta, y la habéis partido por la mitad con las manos –porque están tiernas en esta época-, os habéis sentado en el suelo y habéis metido “literalmente” la cabeza en cada mitad para morderla mejor, sorber su jugo y saciar vuestra sed, mientras relamíais el que chorreaba por la comisura de los labios? Incorrección, eso es. Bendita incorrección a veces, porque nos arranca lo que llevamos dentro, porque nos hace sentir (como cuando éramos niños, sin corazas), pero con consciencia (como cuando somos un poco más mayores). Quizás sea esa la verdadera disfunción, la incapacidad para gestionar nuestras emociones, para sacarlas fuera sin drama, y “sobrecompensamos” en otras facetas de nuestra vida (como la intelectual). Quizás sea eso…pero el caso es que a mí siempre me llamó la atención la mezcla de lucidez intelectual con ofuscación emocional…

20 comentarios:

ybris dijo...

Coincido del todo contigo:
Nada mejor que la combinación de lucidez mental con la entrega emocional.
Ninguna de las dos es suficiente aunque sea necesaria.

Besos.

libertad dijo...

Gracias querido Ybris (sobre todo por venir, por tu lealtad). Eres único. Un abrazo fuerte

TORO SALVAJE dijo...

No sé cual es la justa medida entre lo intelectual y lo emocional.
Es más, no creo que nadie tenga autoridad moral para dictaminarla.
Si que sé que lo intelectual cada vez me aburre, me cansa y me deprime más.
En cambio lo emocional es lo único que me hace vibrar.

Besos.

libertad dijo...

No puedo estar más de acuerdo contigo, Toro Salvaje. No puedo estar más de acuerdo contigo. Quizás por esa razón me extraña tanto es lucidez intelectual si no va acompañada de una parte emocional que me haga vibrar.
Besos
Y gracias por pasarte

Anónimo dijo...

A mí también me llama la atención como tú lo explicas.

Clarice Baricco dijo...

Me has dejado inmadura intelectual con tu texto, jajaja..
Muy reflexivo tu texto.
Estoy con el deseo de obtener una madurez emocional más que intelectual, pero nada fáci.

Abrazos preciosa.

libertad dijo...

jajaja...qué va, sin procesar Clarice...cuando proceso introduzco claridad, creo!

Besos!

-Pato- dijo...

Ja, absolutamente de acuerdo lucidez mental y entrega emocional, y por favor nada mas rico que buscar una sandía en la huerta, abrirla y meterte dentro de ella de pies y cabeza a devorarla.

Benditos los modales incorrectos cuando no molestamos a nadie con nuestra libertad.

Besos

libertad dijo...

:) Muchas gracias Pato por pasarte. Es un placer para mí tenerte por aquí.

Sí, verdad??

momo dijo...

la incapacidad para gestionar nuestras emociones,y hacerlo sin drama, seria genial , yo ...bueno a menudo lo mezclo todo , y hago cada berenjenal...buf
muy buena entrada , muy buena.
un besín recien llegada

Simplemente Olimpia. dijo...

Querida Libertad...quizá veas sencillo algo que en realidad no lo es tanto. Por la percepción, por la decisión, por la in-corrección.
No sabré explicarme, seguramente, pero llevo mucho tiempo (años, muchos años) estudiando la mal llamada inteligencia emocional y la resilencia...y aunque sus preceptos parecen claros la realidad "práctica" no es infalible ni eficaz. Por que cuando el autocontrol parece adecuado, la autoestima o el sobreponerse falla.

Tambien me inclino por esa combinación e intento ejercitarla con acierto, pero te aseguro que frente a la sandia mi lógica emotiva siempre me llevará a morderla.;)

Adoro siempre la materia prima de tus letras", así en crudo.

Contigo.

Olimpia.

libertad dijo...

Gracias Momo! Besos! :)

Ya sé, ya sé -aunque menos que tú obviamente, de la dificultad, querida Olimpia...-, pero yo sigo ahí. No puedo cesar en el empeño. Es quizás, así de terca mi materia prima...Un beso enorme. Contigo.

Anónimo dijo...

Me encanta tu "sin procesar". ¿Ves cómo sin procesar más ya se entiende perfectamente? Un besito

Anónimo dijo...

Nenaaaaa, cuándo vienes???

esperanza dijo...

No creo, libertad, que la incorrección implique no llevar coraza. Al revés, la coraza aprieta tanto a veces, que nos hace ser deliberadamente groseros, por cobardía, por ofuscación, por soberbia,...por no reconocernos en lo que sentimos.
Las trasgresiones me tientan y me alivian...pero empiezo a pasar de algunos incorrectos, ¿sabes?.
Un besazo, guapa

libertad dijo...

Esos "incorrectos" me hartan también a mí, Esperanza. Y creo que tienes razón, es otra forma de manifestar la coraza que aprieta. Pero yo hablo de la corrección impostada, la que asfixia, la que no puede ser de verdad. La que es tan coraza como de la que tú hablas pero en el otro extremo. Muchas gracias por tu visita
Un besazo!

Anónimo dijo...

Ayer viendo Up in the air, me acordé de ti mogollón...

Serena van der Woodsen dijo...

Uno de los post que más me ha gustado! Amabilidad, fría y distante amabilidad a veces...

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.