lunes, 8 de noviembre de 2010

At home

Su sonido es el de un buzuki en un atardecer de otoño. Lo supe a primeros de noviembre, con un regalo. Queda todo lo demás. Todo, menos la melodía. Y al ritmo de ella, imagino que iré haciéndome poco a poco mi sitio y dejando de sentirme extraña en mi propia casa, reconociendo lo que he vestido de nuevo, lo que sin vestirlo lo es, y lo que parece serlo porque se mira desde el otro lado de la calle. Poco a poco, y al ritmo de un buzuki...

6 comentarios:

ybris dijo...

No había escuchado el sonido del buzuki, aunque sí el de muchos otros instrumentos al filo del otoño.
Debe de ser un buen modo de volver a sentirse en casa.

Besos.

libertad dijo...

:) Muchas gracias, Ybris

Simplemente Olimpia. dijo...

Es dificil ser sin melodía, en cualquier caso que suene...que esta en casa para quedarse.

Siempre me alegra saber de ti con cualquier vestidura.

Mis besos contigo.

Olimpia.

Luna dijo...

Tengo un par de lecturas este finde en Madrid.
Viernes a las 19:00 en FNAC Callao y Sábado a las 21:oo en la Casa de los Jacintos (Arganzuela, 11) Como dijiste que te avisara, pues ahí está.
Besos.

libertad dijo...

Gracias!!
Allí estaré.
Muchos besos
E.

libertad dijo...

Sí, querida Olimpia, creo que es para quedarse.
A mí también saber de ti, y que te pases por aquí.
Un beso enorme
Contigo