jueves, 24 de abril de 2008

Encontrando(me) a(con) los excesos

Cuatro horas. Cuatro horas me dijo una voz suave con acento extranjero que debía durar la bolsa de suero que iba entrando silenciosamente por mis venas…Y en ese tiempo, durante esas horas, el ritmo cadencioso con el que cada gota caía, se posaba sobre la pequeña cantidad de líquido estancado y se precipitaba hasta el antebrazo, me absorbió –casi me “abdujo”- y me dejó ensimismada, absorta -casi inconsciente-…Fue entonces cuando se cruzaron los adentros… Esos días –los previos a estar allí- la vida me desbordaba. Salía a borbotones por la boca y se derramaba. Me hacía temblar y sentir. Acaparar caricias sin apenas digerirlas. Derrochar miradas, largos silencios cómplices, y palabras con tino y caramelo. Realidad con grandes dosis de incredulidad. Por sorpresa, por intensidad, por la intensidad de su sorpresa, por su forma, por su fondo –el que se dejaba ver o el que yo veía-, por sus maneras, por sus intenciones. Por estar un día a un lado y al día siguiente al otro. Por sentirme cerca de los extremos, con razones. Por vivir con ganas y toparme con los límites. Así, de sopetón, de lleno.

25 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro de tu vuelta.:) Acabo de oír a Gala y me he acordado de ti. Su inspiración primero fue la belleza, luego la inteligencia y ahora la "alegría". Un beso grande.

mofin dijo...

hola muchacha, ya poráqui tú, pues bien...y por esos derroteros que dices hemos andao todos..los de la segunda parte, no las cuatro horas.

bueno espero que ese que tiene que salir salga "por la gran puerta" y sin arañar mucho.

oye, he leido en el blog de una muchachina de 15 años que esas letras para rellenar son un problema para los borrachos que quieran expresarse....que ocurrencias tienen hoy en día..

ybris dijo...

Cuatro horas gota a gota bastan para apreciar el pasado que se nos desbordaba.
No está mal esa experiencia.

Besos.

Sine die.. dijo...

A veces la con(s)ciencia se nos derrama así...gota a gota...

Cuanto de maravilla....y cuanto (cuantísimo) de vértigo...

Besitos, Liber..

Clarice Baricco dijo...

Me has dejado callada.
Sea verdad o ficción, deseo el mejor ánimo.
Y escribes tan lindo.

Besos.

Melpómene dijo...

Siempre conmueves. Un beso

Inma Luna dijo...

Extremos, límites. En mi opinión la forma de vivir. Suerte que lo ves.
Besos.

libertad dijo...

Yo también lo oí.:) Otro beso fuerte

Hola, Mofin. Aquí estamos de vuelta, sí. Pero seguimos esperando...

Sí, Ybris, cuatro horas bastaron, pero duró mucho más, y por eso se pudo apreciar mucho más también lo de los días previos. Besos

Qué razón tienes Sine die...la conciencia se nos derrama así, a veces, gota a gota. Un beso!

Recojo con tus ánimos y te los agradezco. :) Un beso fuerte, Clarice

libertad dijo...

:). A quien lo lee como tú, Melpómene.

No sé si para mí siempre, Inma. O quizás yo no tenga la suerte de verlo siempre que es así (ese es un privelegio de pocos, como tú). Un beso

Poledra dijo...

Pues si, cuatro horas dan para pensar, y analizar todo lo vivido.

Un abrazo

humilde dijo...

....cuatro horas muuuuy laaaargas.... un saludo....

cordelia dijo...

Esas horas de calma y "abducción" te habrán servido para pensar en todo lo demás :)

El semielfo dijo...

Grandes tragos de vida pensados gota a gota.
Un beso

Churra dijo...

Un descanso para añorar los excesos?No esta mal. Gota a gota . Cuatro horas dan para mucho .
Un beso

momo dijo...

Libertad.... que bonito tu blog , que bonito tu nombre ...que bien que hayas aparecido , no sé que viento te ha traido ni por qué puente pero me encanta de veras . Te leo y te doy un abrazo.

desierto dijo...

cuídate, descansa,
sigue

Fernando Sarría dijo...

el gota a gota ese me ha dejado un poco ufff...besos.

Misántropo dijo...

¡Quién dijo miedo habiendo hospitales!

Bueno, en serio; la parábola es muy inteligente. Pero me da a mí que la vivencia es más exquisita.

Te abrazo un rato.

Simplemente Olimpia. dijo...

Por eso, por eso, cada nímiedad (para otros), para tí fue un todo....y quizás ese todo fuera lo que te ensimismó durante los días previos y esas cuatro horas de reflexión....donde cada gota reflejaba un momento vivido.

Ayns de los excesos y todos los afuentes que despierta en tí...perfecta manera de encontrarse , auqnue sea con la dosis necesaria de paciencia.

Contigo.

Olimpia.

dEsoRdeN dijo...

Los límites están para sobrepasarlos... y ver qué pasa.

UMA dijo...

Encontrarse con los excesos puede abrirnos la mirada y perspectiva.
Yo me alegro que estès de vuelta y asombrada por leerte de esta forma.
Que andes bien, Liber, te dejo mi abrazo.
Cuidate.

mofin dijo...

...y los autobuses son como los trenes?...de esos que pasan una vez only

libertad dijo...

Cuatro horas dan para mucho, sí, Poledra, Humilde y Churra.

Horas de "abducción", creo que esa es la sensación, sí, poeta Cordelia.

Grandes tragos de vida amigo Semielfo, de esos que después nos contamos.

Gracias Momo, gracias. Aquí tienes tu casa.:)

Así lo haré, sabio Desierto. Y por ese orden: cuidarme, descansar y seguir.

Que no, Fernando, que estoy muy bien!!!

Gracias por tus palabras Misántropo. Siempre tan acogedoras. Te recibo con gusto ese rato.

Querida Olimpia. Tu comprensión, esa sí que es un encuentro. Echo en falta tus palabras escritas en verso. Un beso. Contigo

libertad dijo...

Y pasó,Desorden, pasó. Y lo vi.

Ando bien, Uma. Gracias por tu compañía. Otro beso para ti.

No sé muy bien, Mofin. Pero creo que los autobuses pasan también por muchas carreteras secundarias.

mofin dijo...

joe que difícil