domingo, 7 de septiembre de 2008

"Si olvidas el futuro pierdes el presente"

“…No hay que olvidar tampoco que esos viejos fueron jóvenes, que el tiempo de una vida es irrisorio, que un día tienes veinte años, y al siguiente ya son ochenta. Colombe cree que uno “puede darse prisa en olvidar” porque para ella la perspectiva de la vejez está aún tan lejos que es como si nunca fuera a ocurrirle. Yo en cambio hace tiempo que aprendí que la vida pasa volando, mirando a los adultos a mi alrededor, tan apresurados siempre, tan agobiados porque se les va a cumplir el plazo, tan ávidos del ahora para no pensar en el mañana…Pero si se teme el mañana es porque no se sabe construir el presente, y cuando no se sabe construir el presente, uno se dice a sí mismo que podrá hacerlo mañana y entonces ya está perdido porque el mañana siempre termina por convertirse en hoy, ¿lo entendéis?
De modo que sobre todo no hay que olvidarlo. Hay que vivir con la certeza de que envejeceremos y que no será algo bonito, ni bueno, ni alegre. Y decirse que lo que importa es el ahora: construir, ahora, algo, a toda costa, con todas nuestras fuerzas. Tener siempre en mente la residencia de ancianos para superarse cada día, para hacer que cada día sea imperecedero. Escalar paso a paso cada uno su propio Everest y hacerlo de manera que cada paso sea una pizca de eternidad.
Para eso sirve el futuro: para construir el presente con verdaderos proyectos de seres vivos…” (de la idea profunda nº8, La Elegancia del Erizo)

9 comentarios:

libertad dijo...

Andaba enfrascada estos días, tras varias noticias en prensa, y debates al respecto, en "cómo concebimos" la vejez en occidente...Hoy, leyendo "La Elegancia del erizo" de Muriel Barbery, he encontrado este pasaje -que es más largo de lo que yo recojo aquí-, y os dejo con él...

TOROSALVAJE dijo...

" Hay que vivir con la certeza de que envejeceremos y que no será algo bonito, ni bueno, ni alegre."

Explicáselo a la de mi post, verás como está de acuerdo.

Yo también.

Besos.

glauka dijo...

Es fantástico el libro sí señor, y veo que somos legión blogueril los que lo hemos leído este verano ;).

Estoy deseando volver a leerlo, fijate tú.

Magnolia de Acero dijo...

Ya sabes que yo lo leí también y quedé fascinada. Y justo este pasaje también me hizo pensar (también seleccioné para mi post una parte de este mismo pasaje).

Yo trabajo en una residencia de ancianos, y veo lo que es la vejez todos los días, cómo las personas se consumen, unas mejor y con más brillo y otras peor.
Lo que no hagas ahora difícilmente lo harás más adelante. Sabiendo que el "ahora" es todos los días. Es así.

ella y su orgía dijo...

Hay un momento en que el paso del tiempo empieza a doler, y eso asusta, pero tal vez porque no nos preparan para aceptarnos, no ya tal y como somos, sino tal y como seremos.

Besos orgiásticos

misántropo dijo...

"El pasado y el presente sólo son medios para nosotros, el futuro es siempre nuestro fin. Por eso nunca vivimos realmente si no que esperamos vivir. Alucinados por esta esperanza de ser felices algún dia es inevitable que no lo seamos nunca"

El libro de marras ha pasado innumerables veces por mis manos pero sin quedarse nunca (trabajo en una librería), quizas sea el momento de que se pose definitivamente.

Beso pesimista

manuel_h dijo...

y eso hasta justo un momento antes!!

libertad dijo...

Jajajaj...sí, hasta justo un instante antes!
besos, Manuel h.

Anónimo dijo...

Una delicia de libro