viernes, 18 de enero de 2008

Si alguien rompe la baraja...

Si alguien rompe la baraja, ya no vuelven a darle una mano. En un mundo en donde muchos errores o equivocaciones, malintencionados incluso, pasan a menudo sin ser vistos, esto no se perdona. “El sistema” –palabra que nunca he sabido definir con precisión, ni creo que sepa; no alcanzo a tanta oscuridad- tiene sus reglas. Da igual que ese “sistema” sea disparatado, incongruente o perverso. Eso no tiene tanta importancia. Pero su mantenimiento y el cumplimiento de las normas que lo preservan, sí. Mucha. Mucha más. Toda. Será que lo peor es decir abiertamente lo que todo el mundo sabe de forma callada, será que explicitar lo que subyace a la apariciencia nos convierte en alteradores del orden, en subversivos. Y será que esta subversión es peligrosa. Para los que rompen la baraja, y sobre todo, muy sobre todo, para los que se sienten amenazados porque se ha roto.

No sé si es que me hago mayor y soy menos valiente para quedarme a la intemperie, o es que ando poniéndole frenos a la utopía porque hoy me encuentro un poco cansada de los “idealistas de salón”, pero empiezo a entender esas veces en que uno quiere que vuelvan a darle una mano, aunque sólo sea por sentir algo de calor.

13 comentarios:

ybris dijo...

Yo tampoco sé qué es el sistema, pero lo identifico con los intereses de una minoría poderosísima que tiene todo el tiempo, los medios y la tenacidad para cansar a la inmensa mayoría que tiene la razón pero no los medios ni la constancia.
Es importante para ellos considerar inaceptable y peligrosa la rotura de la baraja.
Por eso cuando nos sentimos cansados a pesar de saber que no estamos equivocados caemos en la tentación de negar lo evidente sólo para que nos den la mano.
Y por eso muchos pasamos por el contacto con personas que habitan en esquinas como ésta por ver si aún quedan sitios donde se siente algo de calor.
Aunque sea después de haber roto la baraja.

Un beso, Libertad.

libertad dijo...

Gracias Ybris. Yo si lo siento cuando tú te pasas por aquí.
Un beso
L.

geranio dijo...

E incluso si te sales de tiesto van y te dicen . "el sistema cuenta con ello",como me ocurrió cuando preparaba un viaje con un amigo y un primo de este intentó con esas palabras convertirnos de viajeros en turistas.

dEsoRdeN dijo...

El puntito rebelde y de subversión no debería perderse nunca (aunque nunca he creído en las utopías). Y si alguien no nos quiere dar otra mano tras haber roto la baraja, sacaremos el tablero de parchís que tenemos en la manga

prazsky dijo...

No creo que una cosa quite lo otro. Ni que todos los hipis del cuento con sus revoluciones de sillón, vayan a impedir que algunos, cansados del "sistema" rompan la baraja y sientan, como decían Pink Floyd, sentimientos casi humanos.

Misántropo dijo...

Es que aquí el refrán sufre una metamorfosis miserable, y se queda en lo de siempre: o me dejas hacer trampas o me llevo la baraja, que pa eso es mía.

La Utopía, como su propio nombre indica, siempre está en otra parte.

Me alegra ver que sigues teniendo tan bien puesto el nick. Me apunto a tu nuevo espacio.

Besos libres.

Dulcinea dijo...

...Pues aquí tienes una mano, no es mucho, pero da calor...

besos

Churra dijo...

Pues si alguien rompe la baraja ya no juega nadie.
La utopia es creer que jugamos todos ?...
me quedo con esa mano que da calor .
besos

Clarice Baricco dijo...

Tan difícil que nos la den, pero aún hay esperanzas.

Mi abrazo.

glauka dijo...

UUUFFFF!! Mal día para leerte niña.
Estoy cansada ya de desgastar las utoías (porque son eso cuando no es factible llevarlas a cabo) con gentes que no las merecen siquiera ... terminas siendo un borregito más para no tener problemas ... pero eso agota mentalmente, me deja sin energía, sin pila ... no hay solucion, me temo.

libertad dijo...

jajaja...puede ser geranio, puede ser...

Quizás no debería perderse nunca, pero eso, "el puntito", a veces pienso que "sólo el puntito", Desorden

Yo creo que sí, Prasky, yo creo que sí. Hablamos continuamente de grises, pero para esto somos muy blancos o negros. Pero me quedo con tu idea, le daré una vuelta.

libertad dijo...

Metamorfosis miserable, sí, querido Misántropo. Besos libres también para ti.

Es muchísimo una mano, no sabes cuánto, Dulcinea. Muchas gracias

Puede ser, Churra, puede ser. Yo también me queda con el deseo de esa mano. Un beso

Gracias por tu apoyo a la esperanza, Clarice. La espera de la esperanza es lo más gratificante.

jajaja, Glauka. Pues no pasa nada. Este enero que se nos antoja frío y largo...Un beso por pasarte y hacérmelo saber.

Simplemente Olimpia. dijo...

Como dices vivimos en ese juego con normas precisas, y por muchas veces que participemos nunca sabemos cual es la mejor jugada...y por una vez que nos hacemos hueco en el tapete y lanzamos una apuesta diferente, o una estrategia distinta, arriesgandonos,.....perdemos....y si queremos alterar las reglas la baraja se rompe (por el lado más debil).
Intentamos evitarlo, pero le esperanza de jugar de nuevo tambien se quiebra..y la ilusión con ella...pero permíteme pensar y creer a pie juntillas que nunca somos excluidos del juego...y que siempre hay una nueva baraja y alguien con quien jugar...
Será cuestión de diseñar algún juego con reglas propias...o sin ellas....o lanzar los naipes al vuelo....
Como dice Ybris...aún con la baraja rota....tus letras despiden calor y se reparten sin normas.

Contigo.

Olimpia.