viernes, 25 de enero de 2008

Síntomas

Acostumbrada a la placidez consciente del que ha conseguido alejarse una vez más del alboroto, el sonrojo de mis mejillas sin un porqué aparente, mi inquietud, y mi extrema disposición, también sin ningún porqué, e incluso con varios “peros”, me sorprendieron al llegar al punto de partida fijado. Anduve rápido, con determinación, aprovechando los pequeños cambios de dirección que los obstáculos del camino nos obligaban a realizar, para tomar algo más de aire. En algún momento, tuve la sensación de que mi falta de destreza y mi calzado inadecuado, sólo podrían compensarse si mi mente permanecía concentrada y mis pies ahuyentaban la duda. Pero, la mayor parte del trayecto, fui cómoda. No me costó (que yo creí que sí iba). O asumí el coste gustosamente. A veces, en una cogida intensa de aire, podía sentir tanto su fuerza y su frescura, que casi me tambaleaba. Increíble, para quien ya no se acordaba. Otras, buscaba la luz tenue, pero clara, muy clara, que llegaba a mi sien, para recostarme un poquito en ella, y guiñar cariñosamente los ojos. Y mientras, ellos hablaban. Caminaban, caminábamos, y también hablaban. Comentaban historias de viajes lejanos. De otros lugares y sus compañeros de esos viajes. Y yo callada, escuchaba. Imaginaba. Viajaba, ahora yo, también. Vimos la niebla baja. Y nosotros encima. Y con luz, clara, muy muy clara… Subimos a la Pedriza, pero sé que recordaré, además, mezclada, vuestra voz y… en la prolongación de la pradera del Yelmo hacia la nada, las altiplanicies de Mongolia, verdes y onduladas, suavemente onduladas…

19 comentarios:

ybris dijo...

Nada como una subida al Yelmo bien acompañado para encontrar la luz clara, la amena conversación y los confortables recuerdos.
Casi se puede perdonar que el calzado no sea cómodo.

Besos

esperanza dijo...

Me llega el aire (faltita estoy de él) hasta el último alveolo pulmonar.
Me llega la luz tenue, pero muy clara.
Me llega tu silencio, y tu escucha.
Me llega esa niebla que sobrepasais.

Me llega...un poquito de sosiego.

Simplemente Olimpia. dijo...

Una vez me regalaste una canción, hoy me gustaría compartir contigo ésta....hablando de esperanza...
No encontré su video en youtube, por eso te dejo su letra.
Del grupo "Materia Prima"...Puede más tu amor.

Puede más tu amor que la distancia
Que aleja tu vida de la mía
Puede más tu recuerdo que la ausencia
Que vengo padeciendo cada día

Puede más tu amor que la nostalgia
Puede más que la propia melancolía
Puede más el secreto de tu risa
Que la pena, la tristeza y la alegría

Puede más el milagro de tu beso
Puede más el calor de tu caricia
Puede más el amor que te profeso
Que la rabia, la nostalgia y la agonía

Y puede más tu amor
Que la distancia y que la lejanía
Puede más tu amor
Que la pena que soporto cada día

Puede más tu amor
Que la nostalgia y la melancolía
Puede más tu amor
Y por eso te recuerdo que te quiero, vida mía

Porque puede más tu amor
Que mi propia vida

Puede más tu amor que la marea
Que aleja tu caricia de mi orilla
Puede más tu amor que la tormenta
Que arrastra de mi cuerpo tu semilla

Puede más tu amor que la impaciencia
Que viene a despertarme cada día
Puede más tu amor que la condena
Que cumplo sin tenerte vida mía.

Un beso
Contigo.
Olimpia.

Simplemente Olimpia. dijo...

Como tú prefiero deambular a deterneme en busca razonamientos a la "ilógica" de muchos "porqués".
mejor disfrutar de un paseo que compense todo lo demás.

Olimpia.

Pepe Codorniú dijo...

Una vez yo también subí hasta el pie del Yelmo. Hace mucho de eso. Me has devuelto a un tiempo infinito, donde, resoplando, tuve que sentarme en el suelo dejándome escurrir con los ojos empozados desde los más profundo. En aquellos momentos, sentía como la espalda se hacía una con la pared, porque el tiempo se había detenido ante mis ojos, donde aún temblaba una breve nota en forma de lágrima.

Gracias por traerme estos recuerdos. Pasaré a leerte, si me lo permites.

Un beso.

Dulcinea dijo...

...Yo es que, últimamente respiro muy mal, creo que voy a tener que hacer algo con esta rinitis...ays...tengo que hablar contigo, para que m informres donde puedo encontrar aire fresco...

un beso, wapa.

dEsoRdeN dijo...

Viajar es el mejor remedio contra todo

Jause dijo...

Caminante no hay camino, se hace camino al andar, y al volver la vista atrás se ha de ver la senda que nunca mas se ha de volver a pisar… con cada paso descubriendo un mundo, el aire me alivia las ansias, y los rayos del sol iluminan el camino que he de seguir, allá en la lejanía se deslumbra un objetivo, pero aquí solo encuentro piedras con las que tropezar, corazón dame fuerzas para poder continuar.

Me ha gustado tu rincón y espero que tu también te pases por el mió y te guste, claro esta.ciao

libertad dijo...

sí, se puede perdonar, querido Ybris, desdeluego. Besos para ti también

Me alegro...de que te llego un poquito de sosiego. Si puediera te daría más aire, más luz tenue, más silencio, más escucha, e incluso algo más de niebla...Un beso, Esperanza

Deambulemos, amiga Olimpia, deambulemos. Porque siempre, siempre nos sorprendera la vida por encima de los porqués. Mil gracias por la canción. La releo en voz alta. Un beso fuerte
Contigo

libertad dijo...

De nada Pepe. Pásate siempre que tu quieras, por supuesto. Un beso

Claro, Dulcinea. Te diré. Te contaré lo que sepa. E incluso te acompañaré a dónde tú quieras ir.
Otro beso para ti

No sé si contra todo, Desorden, pero ayuda a casi todo, sí.

Gracias Jause. Me pasaré.

ella y su orgía dijo...

Nena, qué bonita te está quedando la casa.
Me ha encantado realizar contigo este camino. Era como si fuese a tu lado. Gracias por el recorrido.

Besos orgiásticos.

Inma Luna dijo...

Así q estabas por aquí escondida!!! Bueno, pues ya nos tenemos. Te sigo. Besitos.

Fernando S. dijo...

andar por el monte o por la vida tiene ese momento de soledad en que aunque estés acompañado no importa tus pasos pueden llevarte al cerro más alto, volar con las águilas o empezar a vislumbrar el horizonte de tu mar interior...de todas maneras es algo que no se puede explicar...quizás sólo vivirlo y en su silencio escribir renglones...besos

Danelí dijo...

Para subir siempre se agradecerá buena compañía. Y el aire, entrando con toda libertad, en toda su plenitud.

Un saludo
(ha sido muy grato leerte)

Clarice Baricco dijo...

Me has contagiado con tus síntomas.
Lindo lo que cuentas.
Ganas de un paseo así.


Abrazos.

UMA dijo...

Esas sensaciones de claridad son muy propias de tu ser, Libertad.
Y me da un suspiro enorme al nombrarte, porque de eso estàs hecha.
Un gran beso regresando

prazsky dijo...

Es que los viajes a los primeros lugares no pueden salir mal, al menos en los caminos espirituales.

GLAUKA dijo...

TIenes un detallito esperándote en mi casa. ;)

libertad dijo...

Mil gracias, Glauka. Paso a cumplir lo que me corresponde por ser premiada!
Un beso fuerte!